Sierra Juárez, Materiales e iniciativas para el estudio de una región oaxaqueña

 

Sierra Juárez, Materiales e iniciativas para el estudio de una región oaxaqueña es el nombre de la muestra que presenta los materiales que aloja la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova acerca de la Sierra Juárez y sus comunidades zapotecas y chinantecas.

 

Esta exposición incluye libros, monografías, materiales didácticos, resultados de investigación arqueológica, fotografías antiguas y documentos históricos.

 

La muestra busca promover el conocimiento y valoración de la sierra Juárez a través de los materiales impresos, las investigaciones, las fotografías y los documentos históricos que forman parte del acervo de la BIJC.

 

La exposición se encuentra abierta y continuará hasta el 12 de abril en el primer nivel del Centro Cultural San Pablo.

 

Acerca de la Biblioteca

 

La Biblioteca de Investigación Juan de Córdova, ubicada en el Centro Cultural San Pablo en la histórica ciudad de Oaxaca, es una iniciativa de la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca. Articula servicios y acervos académicos con proyectos culturales, sobre todo los que tienen como propósito promover las herencias culturales de Oaxaca y México. Además de ofrecer servicios bibliotecarios, sus actividades abarcan eventos, exposiciones, cursos, investigación académica y protección del patrimonio cultural.

 

El ex convento San Pablo, lugar en donde se encuentra la Biblioteca de Investigación Juan de Córdova, fue el primer convento de la orden de los dominicos, fundado en la ciudad de Oaxaca, aproximadamente en el año 1529, época en que arriban los dominicos fray Gonzalo Lucero y fray Bernardino de Minaya para convertir al catolicismo a la población indígena, misma que construyó el recinto. Fue conocido como Santo Domingo de Guzmán y Santo Domingo de Soriano; sin embargo, siempre fue nombrado como San Pablo de Indios, el llamado “apóstol de los gentiles”. De 1529 a 1757, fue la parroquia que atendía a la población indígena ubicada en los alrededores de la Ciudad.

 

Durante el siglo XVI fue un recinto en donde se realizaron importantes estudios de las lenguas que se hablaban en la región: náhuatl, mixteco y zapoteco.El convento, contó con una biblioteca, misma que hasta donde se tiene información, fue secularizada debido a la “ley lerdo”, “la ley de nacionalización de los bienes eclesiásticos” y la “ley de exclaustración de monjas y frailes”, y junto con otras bibliotecas conventuales, paso a ser parte de la Biblioteca Pública de Oaxaca, la cual era resguardada por el Instituto de Ciencias y Artes, institución que se encontrara en el convento y en la que trabajaran Porfirio Díaz como bibliotecario y docente, y Benito Juárez como docente y posteriormente director.